Debatir para el futuro

Debatir para el futuro

Este 15 de diciembre concluyeron los trabajos del Congreso de la Unión de la nueva Legislatura que se instaló en 2106. En los trabajos (prevaleció) ha prevalecido, hasta ahora, el acuerdo sobre el disenso y la entrada en vigor de nuevas disposiciones al orden jurídico nacional, a pesar de las diferencias que suelen multiplicarse de cara a un nuevo proceso electoral.

Las novedades más sobresalientes son, entre otras, la emisión de las nuevas disposiciones sobre transparencia y acceso a la información pública gubernamental, de acuerdo con las cuales más entidades estarán obligadas a proporcionar, a quien lo solicite, cualquier dato relacionado con recursos públicos. Esto incluye ahora a los partidos políticos y a los sindicatos, además de profundizar en la información que el propio Congreso de la Unión deberá poner a disposición del público.

El salario mínimo entró en un nuevo orden institucional: el mecanismo para la determinación del cálculo de multas, operaciones de crédito o asignación de estímulos se mantendrá, pero el salario base de los trabajadores no estará supeditado con este monto al que tradicionalmente se ha denominado “mínimo”. Al liberar el salario de estas relaciones, se elimina la condición o argumentos que rechazaban su incremento porque se afectaba otras actividades relacionadas con el monto del mismo.

Se aprobaron nuevas disposiciones para castigar el robo de combustibles, tanto en ductos como en instalaciones de Petróleos Mexicanos. Se trata de un tema que genera 40 mil millones de pesos en ganancias ilícitas al año al crimen organizado y un daño patrimonial a la industria petrolera de grandes proporciones. No es un tema nuevo, sin embargo, es un asunto que debe ser constantemente revisado por las diferentes formas que adopta esta actividad criminal.

Un tema de especial relevancia, en el que hubo discrepancias, fue el ejercicio del derecho de réplica en los medios de comunicación. Se trató de un debate difícil, en el que se tuvo el cuidado de crear mecanismos que hicieran valer este derecho sin que significara necesariamente una forma de publicidad política: se trata de que la mentira o la calumnia no prevalezcan como métodos de descalificación.

También se logró el consenso entre legisladores y la comunidad cultural para la transformación del Consejo Nacional para la Cultura y las Artes en Secretaría de despacho. La cultura en nuestro país bien vale una dependencia nueva que atienda los asuntos de orden cultural como una función sustantiva del Estado, en el entendido de que el vínculo entre la educación y la cultura es un tema del más alto compromiso de Gobierno mismo, el cual no se agota (anula) solo con la separación de funciones.

¿Qué falta? Integrar el consenso sobre temas como la reforma en materia de mando único de las fuerzas de seguridad pública, el desarrollo de los asuntos en materia de anticorrupción; reformas secundarias sobre el manejo de datos personales en poder de particulares, así como de otras disposiciones sobre transparencia; reformas secundarias sobre disciplina financiera en Estados y municipios, expedición de la ley sobre Zonas Económicas Especiales (para Oaxaca, Chiapas y Guerrero), protección y asistencia de personas víctimas de delitos, reformas a la Ley en contra del Lavado de Dinero de Procedencia Ilícita y sobre la Ley de Ahorro y Crédito Popular para la protección de los pequeños ahorradores, entre otros muchos temas.

El Congreso de la Unión es un órgano de Estado que siempre debate. La búsqueda del consenso no es otra cosa que la insistencia en persuadir a los demás de que la propuesta de un grupo parlamentario es la correcta respecto de las demás. La forma de alcanzar los acuerdos es integrar mayorías para cada uno de los temas en debate y, para ello, se debe convencer a las demás fuerzas políticas o, en su caso, negociar los asuntos de modo que queden en un estado de votación responsable de las mayorías.

No es un asunto fácil y requiere de discusiones fuertes que a veces adoptan más la forma de acusaciones que argumentos razonables. Pero así es la vida política en el Congreso, porque al final de cuentas las deliberaciones tienen que ver con una apuesta al futuro de las nuevas generaciones.

Related Articles

Leave a reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *